Los informes de detectives privados y su no encaje a través de la documental a efectos de revisión fáctica en los recursos

jueves 12 de marzo de 2015

Tribunal Supremo, Sala de lo Social. Sentencia de 15 de octubre de 2014, recurso número 1654/2013.

Es doctrina de la Sala de lo Social del TS, que los documentos que reflejan manifestaciones de terceros, no es hacedero configurarlos como prueba documental a los efectos de fundamentar la revisión fáctica en suplicación, artículo 193.c) de la Ley 36/2011, de 10 de octubre, reguladora de la jurisdicción social. Ni tampoco, el error de hecho en la casación ordinaria, artículo 207.d) de la Ley 36/2011, de 10 de octubre, reguladora de la jurisdicción social.

Así, expone la Sala, que no se trata de auténticos documentos sino de meras manifestaciones testimoniales formuladas por escrito, que, aún no perdiendo su verdadero carácter de prueba testifical o de una denominada prueba testifical impropia, sólo adquieren todo su valor procesal como tal prueba testifical de haber sido ratificada en juicio por sus firmantes, cuya valoración queda a la libre apreciación del juzgador de instancia. Además, queda patente de la redacción literal de los preceptos procesales reguladores; y ello, aunque la prueba testifical, en algunos supuestos, pueda ofrecer "un índice de comprensión sobre el propio contenido de los documentos en los que la parte" encuentra fundamento para las modificaciones propuestas.

También da respuesta la Sala sobre si el incumplimiento en todo o en parte, de las funciones propias de la representación unitaria o sindical durante el uso del crédito horario constituye por sí solo una transgresión de la buena fe contractual que puede justificar el despido, incluso en los supuestos habituales en los que la justificación aportada no coincidía con la realidad.

La Sala reitera que la presunción de que las horas solicitadas para el ejercicio de las tareas representativas son empleadas correctamente conduce a interpretar de modo restrictivo la facultad disciplinaria del empresario. Sólo podrá alcanzar el despido en supuestos excepcionales en los que el empleo en propio provecho del crédito horario concedido por el art. 68 e) a los representantes de los trabajadores sea manifiesto y habitual. Esto significa, con una conducta sostenida que ponga en peligro el derecho legítimo de la empresa a que los representantes formen cuerpo coherente con los representados y que esta conducta esté acreditada con pruebas que no hayan empleado una vigilancia que atente a la libertad de su función.


Comentarios

Por el momento esta noticia no tiene comentarios. ¡Sé el primero en participar!

¿Quiere comentar esta noticia?
Si es socio o suscriptor, debe iniciar sesión. Caso contrario puede suscribirse o darse de alta como socio en la Asociación Nacional de Laboralistas.
Suscribase GRATIS
Aquí y ahora, y acceda al contenido completo de todos los artículos y noticias
O hagase socio
de ASNALA
Si es socio o suscriptor
Debe iniciar sesión para acceder al contenido completo de las noticias
¿Olvidó su contraseña?
No hay problema, recupere sus datos de acceso al sistema